La gestión online de Berrly ha permitido a la Asociación para la Diabetes de Tenerife mantener la atención y gestión de sus socios durante el confinamiento

La posibilidad de gestión de asociados en la nube, la digitalización y la implementación del teletrabajo, claves en el tercer sector para un óptimo funcionamiento también en tiempos difíciles.

El largo periodo de confinamiento ha puesto a prueba la capacidad de gestión de muchas asociaciones, pymes y organizaciones. La tecnología está ahí pero no todo el mundo en el tercer sector estaba adaptado a las nuevas necesidades. «Berrly, como aplicación de gestión de socios para asociaciones, ha supuesto un antes y un después en la comunicación de ADT con sus asociados» , explica  Fran Darias, gerente de la ADT (Asociación para la Diabetes de Tenerife), cliente de Berrly desde finales de 2019. Para Darías «el hecho de disponer de los datos en una nube segura es una gran ventaja para poder consultar datos desde cualquier ordenador desde cualquier lugar, lo que ha supuesto una posibilidad muy útil y cómoda tras el largo periodo de confinamiento que hemos pasado.»

Para cualquier organización del tercer sector seguir con su actividad en tiempos de pandemia es especialmente relevante. Estos últimos meses muchas organizaciones, asociaciones y Pymes habrán sido conscientes de sus carencias y necesidades reales de digitalización: diferentes bases de datos en Excel, programas instalados y documentos solamente accesibles desde un PC, documentación en papel, procesos manuales y poco ágiles, descentralización de datos… Tener una base de datos unificada, actualizada y accesible para todos los usuarios desde cualquier lugar y dispositivo les ha permitido al equipo de ADT poder seguir con la comunicación con sus asociados y con su actividad y gestión administrativa del día a día.

Eric Sala, fundador y CEO, de Berrly tenía claro que «en el tercer sector hay un «gap» importante en temas de digitalización, no sólo de productos y soluciones en el mercado específicos para dicho sector, sino de conciència sobre la importancia que tiene digitalizarse. Si bien hay una infinidad de productos y soluciones CRM y ERP para empresas, son escasas las opciones que ofrecen soluciones al tercer sector (asociaciones y federaciones, clubes, ONGs, sindicatos, etc.). Es por eso que nació Berrly». Según Sala, «las asociaciones sin ánimo de lucro también se han tenido que poner las pilas en este sentido y adaptarse a las nuevas tecnologías, y más ahora, cuando les ha llegado forzosamente la ocasión dada la situación actual del COVID-19».

Berrly es una solución perfecta para las organizaciones del tercer sector

«Estamos orgullosos de recibir feedback de nuestros clientes», asegura Sala. «ver cómo gracias a Berrly han podido seguir con su actividad en tiempos de confinamiento y distanciamiento social, una situación nueva y excepcional para nuestra sociedad». Desde la ADT (Asociación para la Diabetes de Tenerife) son explícitos, en palabras de su gerente, Fran Darías «Berrly se adapta perfectamente al teletrabajo. Sus opciones para hacer seguimiento de los socios, crear remesas, eventos e incluso para el control del gasto de la entidad. Además, pueden haber varios administradores que pueden no solo consultar datos de los socios, sino también actualizar fichas de asociados, redactar cartas para envíos de correos electrónicos».

En el sector asociativo, sin embargo, son algunas las voces que dicen que al digitalizar asociaciones que tratan directamente con personas (socios, afiliados, pacientes, …) puede perderse el contacto humano, la base de una asociación. «Pero nosotros no estamos de acuerdo» asevera Eric Sala, «Berrly por ejemplo, permite a través de la gestión digital un trato más personal, sin perder el carácter humano en cuanto a que permite hacer seguimiento personal y mantener una comunicación e interacción constante asociación-asociado y viceversa».

Si bien es cierto que el teletrabajo era una moda ya cada vez más en auge en nuestro país, con el confinamiento ha dejado de ser moda y, para la gran mayoría, ha pasado a ser obligación. Pero, ¿estábamos todos preparados para ello?

¡La vida puede ser sencilla, y con Berrly es fácil!